"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia" (Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 2008)

domingo, 26 de marzo de 2017

Cuarto Domingo de Cuaresma

Os animamos a rezar en este cuarto domingo de Cuaresma con el material que nos proporciona la Conferencia Marista Española para este camino hacia la Pascua.
De fondo nos proponen saciar la sed y vivir nuestro sueño.

Sed de más compromiso por una sociedad más justa
Sed de más fraternidad por un mundo más humano
Sed de más oración, por vidas más armónicas

La lectura de hoy nos invita a recordar momentos en los que hemos tenido experiencia de comenzar a ver o momentos en los que hemos sido luz para otros.

sábado, 25 de marzo de 2017

Anunciación del Señor

La Anunciación, narrada al inicio del Evangelio de san Lucas, es un acontecimiento humilde, escondido –nadie lo vio, sólo lo presenció María–, pero al mismo tiempo decisivo para la historia de la humanidad. Cuando la Virgen pronunció su «sí» al anuncio del ángel, Jesús fue concebido y con Él comenzó la nueva era de la historia, que después sería sancionada en la Pascua como «nueva y eterna Alianza».

En realidad, el «sí» de María es el reflejo perfecto del «sí» de Cristo, cuando entró en el mundo, como escribe la Carta a los Hebreos interpretando el Salmo 39: «¡He aquí que vengo – pues de mí está escrito en el rollo del libro – a hacer, oh Dios, tu voluntad!» (10, 7). La obediencia del Hijo se refleja en la obediencia de la Madre y de este modo, gracias al encuentro de estos dos «síes», Dios ha podido asumir un rostro de hombre. Por este motivo la Anunciación es también una fiesta cristológica, pues celebra un misterio central de Cristo: su Encarnación.

«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». La respuesta de María al ángel continúa en la Iglesia, llamada a hacer presente a Cristo en la historia, ofreciendo su propia disponibilidad para que Dios siga visitando a la humanidad con su misericordia.

El «sí» de Jesús y de María se renueva de este modo en el «sí» de los santos, especialmente de los mártires, que son asesinados a causa del Evangelio.[...] El martirio cristiano sólo se justifica como supremo acto de amor a Dios y a los hermanos.

En este período de Cuaresma contemplamos más frecuentemente a la Virgen que en el Calvario sella el «sí» pronunciado en Nazaret. Unida a Jesús, testigo del amor del Padre, María vivió el martirio del alma. Invoquemos con confianza su intercesión para que la Iglesia, fiel a su misión, dé al mundo entero testimonio valiente del amor de Dios.




Fuente: Internet

Miro junto a Jesús mi respuesta a su llamada. Escucho mis resistencias, dudas, certezas.
¿Es un sí como María, pongo condiciones o paso de largo y no quiero escuchar? ¿Cómo acontece Dios en mi vida?
Agradezco todas las mediaciones que el Señor ha puesto en mi camino y que han anunciado la presencia de Dios en mi vida.

jueves, 23 de marzo de 2017

El pecado nos ciega

La parábola (Lc. 16,19-31) es despiadada al mostrar las contradicciones en las que se encuentra el rico (cf. v. 19). Este personaje, al contrario que el pobre Lázaro, no tiene un nombre, se le califica sólo como «rico». Su opulencia se manifiesta en la ropa que viste, de un lujo exagerado. La púrpura, en efecto, era muy valiosa, más que la plata y el oro, y por eso estaba reservada a las divinidades (cf. Jr 10,9) y a los reyes (cf. Jc 8,26). La tela era de un lino especial que contribuía a dar al aspecto un carácter casi sagrado. Por tanto, la riqueza de este hombre es excesiva, también porque la exhibía de manera habitual todos los días: «Banqueteaba espléndidamente cada día» (v. 19). En él se vislumbra de forma patente la corrupción del pecado, que se realiza en tres momentos sucesivos: el amor al dinero, la vanidad y la soberbia (cf. Homilía, 20 septiembre 2013).

El apóstol Pablo dice que «la codicia es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos y recelos. El dinero puede llegar a dominarnos hasta convertirse en un ídolo tiránico (cf. Exh. ap. Evangelii gaudium, 55). En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos, a nosotros y a todo el mundo, a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz.

La parábola nos muestra cómo la codicia del rico lo hace vanidoso. Su personalidad se desarrolla en la apariencia, en hacer ver a los demás lo que él se puede permitir. Pero la apariencia esconde un vacío interior. Su vida está prisionera de la exterioridad, de la dimensión más superficial y efímera de la existencia (cf. ibíd., 62).

El peldaño más bajo de esta decadencia moral es la soberbia. El hombre rico se viste como si fuera un rey, simula las maneras de un dios, olvidando que es simplemente un mortal. Para el hombre corrompido por el amor a las riquezas, no existe otra cosa que el propio yo, y por eso las personas que están a su alrededor no merecen su atención. El fruto del apego al dinero es una especie de ceguera: el rico no ve al pobre hambriento, llagado y postrado en su humillación.

Cuando miramos a este personaje, se entiende por qué el Evangelio condena con tanta claridad el amor al dinero: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero» (Mt6,24).



Fuente: Internet

miércoles, 22 de marzo de 2017

Día mundial del agua

El Día Mundial del Agua, el 22 de marzo de cada año, trata de tomar medidas para hacer frente a la crisis del agua. Hoy en día, hay más de 663 millones de personas que viven sin un suministro de agua segura cerca de su casa, pasan innumerables horas haciendo colas o caminando a fuentes lejanas a veces, hasta contaminadas.
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, lanzados en 2015, incluyen un objetivo para garantizar que todos tengan acceso al agua potable para el año 2030, haciendo del agua un tema clave en la lucha para erradicar la pobreza extrema.
El tema de este año es: Aguas Residuales.


¿Por qué Aguas Residuales?
A nivel mundial, la gran mayoría de las aguas residuales de nuestros hogares, ciudades, industria y agricultura vuelven a la naturaleza sin ser tratadas o reutilizadas, contaminando el medio ambiente y perdiendo valiosos nutrientes y otros elementos recuperables.

Planta de tratamiento de aguas residuales

En lugar de desperdiciar las aguas residuales, necesitamos reducirlas y reutilizarlas. En nuestros hogares, podemos reutilizar aguas grises en nuestros jardines y parcelas. En nuestras ciudades, podemos tratar y reutilizar aguas residuales para espacios verdes. En la industria y la agricultura, podemos tratar y reciclar la descarga para actividades como sistemas de enfriamiento y riego.
Al aprovechar este valioso recurso, haremos que el ciclo del agua funcione mejor para cada ser vivo, y ayudaremos a lograr el Objetivo 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.  
Debemos reducir a la mitad la proporción de aguas residuales no tratadas y aumentar el reciclaje de agua y la reutilización segura

martes, 21 de marzo de 2017

Día internacional de la eliminación de la discriminación racial 21 de marzo.

El sesgo racista y la incitación al odio, en particular, en el contexto de la migración

Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Los derechos a la igualdad y a la no discriminación son piedras angulares de los derechos humanos. Sin embargo, en muchas partes del mundo, la incitación al odio y las prácticas discriminatorias por razones de raza, étnica, religión, nacionalidad, entre otras, están muy extendidas.
Se entiende por utilización de perfiles raciales y étnicos «el recurso de los agentes de las fuerzas del orden, de seguridad y de control fronterizo a criterios basados en la raza, el color de la piel, la ascendencia o el origen nacional o étnico como motivo para someter a personas a registros detallados, controles de identidad e investigaciones, o para determinar si realizan actividades delictivas», de acuerdo con el reciente informe  presentado al Consejo de Derechos Humanos por el Relator Especial sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y otras formas de intolerancia.
En particular, los refugiados y los migrantes son objeto de controles basados en perfiles raciales y de la incitación al odio. En la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes , aprobada en septiembre de 2016, los Estados Miembros de las Naciones Unidas condenaron enérgicamente los actos y las manifestaciones de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia contra los refugiados y los migrantes, y se comprometieron a tomar medidas para combatir esas aptitudes y comportamientos, especialmente los delitos motivados por prejuicios, el discurso de odio y la violencia racial.
La campaña «JUNTOS» se inició durante la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Refugiados y los Migrantes, celebrada en septiembre de 2016. Es una iniciativa de las Naciones Unidas, liderada por el Secretario General, para promover el respeto, la seguridad y la dignidad de los refugiados y los migrantes en todo el mundo. En colaboración con los Estados Miembros, la sociedad civil y el sector privado, el objetivo de la campaña es cambiar las percepciones y las actitudes negativas hacia los refugiados y los migrantes.
La Oficina de Derechos Humanos pide a las personas de todo el mundo: «¡Defiende hoy los derechos de los demás!». La campaña, lanzada el Día de los Derechos Humanos de 2016, tiene como fin fomentar y apoyar acciones en nuestra vida cotidiana dirigidas a defender los derechos humanos de los demás. Dondequiera que estemos, podemos cambiar las cosas. Depende de cada uno de nosotros.
Otras iniciativas relacionadas son: «¡Luchemos contra el racismo!» y el «Decenio Internacional para los Afrodescendientes».