"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia" (Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 2008)

lunes, 24 de julio de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón

¿Ser y perseverar hoy en día como  Religiosa del Sagrado Corazón? ...Un recorrido apasionante de  30 años..Lo que es hoy para mi ser y sentirme Religiosa del Sagrado Corazón es consecuencia de lo vivido y aprendido a lo largo de este caminar : un seguimiento de Jesús que me ha ido descubriendo los sentimientos más profundos de su corazón. Unos sentimientos que me revelan un rostro de Dios compasivo y misericordioso, un Dios que nos quiere felices a todos.

Creo que el pleno sentido de mi vida se despliega en la entrega a los demás en lo concreto de lo cotidiano de lo que constituye mi vida. Una entrega, que de la mano del Dios de Jesús, que me va acercando a las esperanzas y dificultades de los más frágiles. Cuando pongo mis energías en esta cercanía a los más sencillos siento que también colaboro con el proyecto iniciado por Magdalena Sofía y continuado por muchas hermanas a lo,largo de más de 200 años en todos los rincones del mundo.
Pilar Pavía rscj

lunes, 17 de julio de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús

 MISIÓN
“vivir y servir con sentido”.

Cuando pienso en mi misión educadora me viene a la mente la acción, pero no sólo la acción como parte esencial de la dimensión profética de la vida religiosa, sino también como manera de anunciar y de vivir el Evangelio. Siento que toda acción a favor de la justicia, la paz y la creación va fluyendo de la dimensión contemplativa de la propia vida. La palabra solidaridad tiene muchas connotaciones, pero quiere decir, al final, acompañar, estar unida con. A lo largo de mi historia como religiosa, he podido estar en lugares donde se toca el sufrimiento humano en todas sus dimensiones. Inmigrantes que buscan una oportunidad en nuestro país, mujeres que, como última alternativa, se sienten abocadas a la prostitución para sacar adelante a sus hijos, niñ@s con necesidades educativas y sin familias que les procuren un  apoyo… Todo ello, me es  una invitación  a vaciarme de algunos privilegios y a despojarme de ciertos derechos para que el Espíritu me pueda mover o utilizar… Mi experiencia de vivir y trabajar con personas que sufren me está enseñando a estar en equilibrio: vivir inserta en, pero no absorbida por. Actualmente estoy como educadora en una UEC (Unidad de Escolarización Compartida) con jóvenes  cuyo proceso educativo obligatorio ha sido truncado, ya  por alto grado de absentismo, por drogas, procesos judiciales, abandono familiar… Jóvenes que cada día esperan de una manera u otra a ser queridos, valorados, tenidos en cuenta. También con mi presencia en el CIE de Barcelona toco realidades sufrientes de personas que son devueltas a sus países de origen y cuyos sueños de tener una vida mejor quedan frustrados. Cada vez más, soy consciente de que realmente el AMOR, el cariño, la cercanía es lo que ayuda a  superar barreras, a dignificar a la persona y hacerla más humana.  
Mots Prats rscj.



Montse Prats rscj

lunes, 10 de julio de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús

Vivo con mucho gozo interior esta aventura de ir siendo Religiosa del Sagrado Corazón de Jesús, aventura que empezó a los 18 años y ahora tengo 75. Me siento viviendo y caminando dentro de un gran Corazón Abierto, en el que viven y caminan personas del mundo entero, en busca de su auténtico Yo, en busca de Dios, y donde también sufren y caminan tantísimas personas huyendo del horror o de la pobreza.  Me siento parte de una comunidad –familia internacional del Sagrado Corazón donde otras hermanas más jóvenes caminan y acompañan a muchas personas en sus diferentes países y culturas.
Agradezco  la gracia de ser llamada por vocación a ir siendo UNO con ese Corazón y poder así reflejarle. El desafío de cada día está en orar, en estar atenta, en escuchar, en entregarme a la persona y al momento presente desde Su amor derramado en mí y celebrado en la Eucaristía.
La vida en comunidad con otras rscj, el ayudar a otros a encontrarse con Jesús en la oración y en la vida diaria, el acercarme a menudo a nuestras hermanas aún mayores que yo,  me ayuda a empezar de nuevo cada día, confiada en El que me sigue dando vida con otras y para otros.

                                                                                                                                   Mariasun Escauriaza rscj

lunes, 3 de julio de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús

 El Señor reclama de ti
” tan sólo que practiques la justicia
que ames como amor y con ternura
y camines humildemente con tu Dios”
           
Este texto siempre ha estado como  música de fondo en mi  manera de vivir la Misión. Siempre he trabajado en el área de lo social. He tenido la suerte de compartir y colaborar con los más vulnerables:. Dos experiencias me han marcado fuertemente: , los 7 años que viví en las comunidades de disminuidos del Arca l y los 13 años que llevo en la A. de mujeres de exclusión social de Aranguren.  

Cuando se vive en las comunidades del Arca hay una expresión que se utiliza como forma de expresar el compromiso “Hacer Alianza con el pobre”.
En ese contexto significaba que todo somos  iguales, que todos somos disminuidos  en algún área de nuestra persona ,Y sólo desde esta certeza podemos hacer camino juntos, ayudarnos a ser más hermanos, a crecer como personas y como hijos e hijas de Dios Yo siento  que tengo la oportunidad y la suerte de vivir esa alianza.

El logo  de la asociación de mujeres, representa un poco la misma idea, todas llegamos a la asociación encorvadas por heridas y situaciones de la vida, Pero solo desde la certeza de sentirnos amadas por Dios y por los hermanos podemos vivir un proceso de crecimiento personal, de “ponernos de pie” y a la vez ofrecer a los otros  la posibilidad de vivirlo.
A lo largo de los años la manera de vivir la misión ha tenido fundamentalmente 2 etapas, una primera basada en la actividad, en la eficacia, en el hacer… y una segunda donde tiene más peso la escucha, el acompañar, el potenciar a los otros.
Quiero terminar este compartir con una frase de Eduardo Galeano que creo profundamente:           
“Mucha gente pequeña , en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas
puede cambiar el mundo.”



                                  “JUNTA  DE   ENTZUTEKOA”

Archivo del blog