"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia" (Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 2008)

martes, 28 de marzo de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús

Fuente: Internet
Tengo la suerte, yo diría el privilegio, de participar en la pastoral penitenciaria.

Comencé en Huelva hacia 1997. Siempre digo que no fue algo que elegí, … me llevaron las circunstancias y cuando me di cuenta ya formaba parte de ella. Yo creía que dado mi carácter, no servía para eso. Empecé por visitar a algunos conocidos del barrio en el que vivíamos y que no tenían familia que acudiera periódicamente a visitarlos. En ese momento pidieron allí gente para formar el grupo de la pastoral penitenciaria … y ahí nos enrolamos dos de la comunidad. Primero veíamos a nuestros conocidos del barrio en el sociocultural (algo así como sala de visitas), pero cuando se organizó la cárcel nueva, nos asignaron a cada dos personas de la pastoral, visitar especialmente un módulo de la misma entrando dentro ¡ eso ya era verlos en su propio terreno!. La verdad es que con nosotros siempre son muy respetuosos, y les alegra que vayamos a visitarlos pues al sentirse tan rechazados por la sociedad agradecen que los tratemos con normalidad, como personas. Allí también viví una preciosa experiencia preparando al Bautismo a una nigeriana y viviendo la celebración en el módulo de mujeres. Ella me decía que le había merecido la pena estar en la cárcel porque ahí había conocido a Jesús.

Pues ahí sigo, visitando ahora en las Palmas. Es una actividad pastoral distinta de todo. ¿Qué hacemos? Sobre todo escuchar… cada día es diferente. Vamos a ver especialmente a algunos de la zona, pero luego siempre nos salen también otros que desean hablar o pedir algo. Con los más asiduos , intentamos hacer un poco de acompañamiento, sobre todo darles ánimos para que en la medida de lo posible no sea para ellos un tiempo perdido, sino que aprovechen las oportunidades de desarrollo personal que se les puedan ofrecer: cursos, talleres, y sobre todo para que día a día puedan crecer en sus valores personales. Es importante que se sientan acompañados. Da mucho dolor cuando a los que tienen familia les oyes decir que no tienen a nadie, porque han roto con todos ¡cuántas soledades!... A veces sólo interesarnos por ellos y preguntarles cómo están ya lo agradecen. Con ellos hago la catequesis informal comentando alguna frase del Evangelio e invitándolos a rezar cada noche el “Padre Nuestro y Ave María. Hablar de Dios así no es difícil. Muchas veces ellos mismos sacan el tema religioso, pues al sentirse abandonados de todo, piensan que tiene que haber Alguien que no los abandona. Uno me decía en estos días: yo no creo mucho en Dios pero sé que El sí cree en mí”

Fuente: Internet
Nos sentimos parte de un equipo más amplio y esto es importante: la pastoral trata de hacerles más llevadera la situación: nos piden ropa, peculio (6 € cada dos meses) y muchos la acogida en los permisos cuando no tienen ningún familiar que los acoja. Por ello la pastoral tiene 3 pisos de acogida, y distintos equipos que facilitan todo este trabajo. También ofrece catequesis y la Eucaristía los domingos.

Estas visitas semanales me hacen más humana y más hermana, pues muchos de ellos han vivido desde pequeños una vida muy dura y desestructurada. Por otra parte me siento envuelta en la misma misericordia de Dios que es la que nos hermana a todos. Jesús se hace allí muy presente, pues para eso ha venido a “sanar los corazones afligidos y anunciar el año de gracia”. Agradezco al Señor poder colaborar en esta tarea.

Clara Mª Rodríguez- Izquierdo Gavala rscj
(Comunidad de Vecindario-Balos en Gran Canaria)
Testimonio de cuatro comunidades rscj (Zabaldika, Vecindario-Balos, Sagasta y Valdefierro)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog